Declaración para los medios de comunicación de 3/5/2009 – 14º día del bloqueo

Persistentemente nos se hace la pregunta: ¿por qué no se rinden, ya han pasado dos semanas? O: ¿no deberían acceder a negociaciones y a la reducción de las peticiones, porque sus peticiones obviamente no son reales? Preguntas de ese tipo implican cierta culpa de nuestra parte, una tenacidad irracional y una falta de sentido para lo real y lo posible. Todo eso se amolda fácilmente a la imagen del estudiante irresponsable e inmaduro con la que un cierto número de periodistas y políticos todavía negocia febrilmente tratando de menospreciar y devaluar la acción de defender un derecho importante.

Sin embargo, quien dice que la ignorancia persistente de nuestra petición por parte de las estructuras en el poder es una prueba de la irrealidad de la petición para la educación gratuita para todos, en realidad dice que el criterio de lo real es igual al poder arbitrario de los burócratas en autoridad.

Por consiguiente: cuando los en el poder dejan de servir al interés público, eso no se interpreta como una razón para poner su mandato en duda, sino lo contrario, el mismo interés público se deshecha por ser irreal, mientras que la insistencia en su defensa se considera irracional. Repetimos por enésima vez que negamos a aceptar una lógica de tal tipo: es antidemocrática y cobarde hasta la médula. Si insistir en la defensa de un derecho nos hace criminales en los ojos de los políticos y ciertos medios de comunicación, entonces, ante todo, eso debería convertirse en el motivo de revisar minuciosamente los mismos criterios que lo hacen posible. Por lo tanto, ¿cómo es posible que en una sociedad nominalmente democrática se demuestre legítima una lógica según la que los burócratas en el poder siempre tienen derecho, mientras que quien sale en defensa de los derechos y principios de igualdad social fundamentales se declara culpable inmediatamente?
Se exige de los estudiantes que renuncien a sus peticiones para realizar un derecho garantizado en la Constitución y en Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU y que acepten lo que sea. Y eso simplemente porque se ha mostrado obvio que las élites burócrata-políticos en el poder no piensan retirarse en su indiferencia arrogante hacia el interés de la mayoría. Sin embargo, eso significa exigir que renunciemos incluso a la idea de democracia en el nombre de la humildad calculadora ante el poder arbitrario de los más poderosos y en el nombre de la dignidad política mínima sin la que la democracia no puede existir.
Mandamos saludos a todos los estudiantes, profesores, trabajadores y los demás ciudadanos que nos apoyan en esa lucha para defender los derechos y la igualdad social. Invitamos a todos los ciudadanos interesados que vengan – las puertas de la Facultad de Filosofía y Letras están abiertas para todos.

Tags:

Leave a Reply