Declaración para los medios de comunicación, 11/05/2009 – el 22° día del bloqueo

El intento de organizar las clases en localidades alternativas por parte de decano Jurković y la administración de la Facultad de Filosofía y Letras es un intento de fingir el control sobre la situación que no está dominada ni por la administración ni por el ministerio. Se finge solucionar la situación de tal modo que al mismo tiempo se ignora su causa y su sentido social y político. Tanto el bloqueo de clases en la Facultad de Filosofía y Letras como los bloqueos de otras facultades dentro del país no son fines en si mismos. Los bloqueos representan un medio al que hemos sido forzados acudir para defender el derecho cuya aseguración vía canales oficiales de comunicación se ha mostrado imposible. El bloqueo es un medio de la presión pública que abre el espacio para una discusión pública sobre las cuestiones del interés público. El mismo hecho de que el bloqueo fue necesario para realizar la discusión pública sobre la cuestión del derecho a educación demuestra hasta que punto las instancias que nominalmente están responsables del interés público han fallado: desde las élites políticas y sus protocolos burócratas ocultos hasta los medios de comunicación. La sordera y la arrogancia con las que los superiores desechan la cuestión del derecho a educación es sólo una lección más para el público provenida del bloqueo. Y eso es la lección sobre el desprecio de los burócratas en el poder hacia el interés público y los que tratan de defenderlo en un momento determinado.

Repetimos una vez más lo que debería ser obvio: el proceso regular de enseñanza está bloqueado, las clases dadas en localidades alternativas no merecen ser llamadas clases, sino un espectáculo para los medios de comunicación y un mero cumplimiento de la forma sin tomar en cuenta la calidad de la enseñanza. Si esas clases llegan a formar parte del proceso regular de enseñanza, eso será una prueba de la capitulación final de la administración bajo la presión de las instancias superiores a costa de sacrificar la dignidad y el sentido primario del proceso de enseñanza. Invitamos a profesores y estudiantes a boicotear esa farsa.

Tags:

Leave a Reply